Alergia por procesionaria del pino: actuar cuanto antes para preservar la visión del perro

La procesionaria del pino provoca en los perros una reacción alérgica con mucha inflamación y dolor en los ojos y la boca, y puede causar pérdida de visión, o incluso la muerte del animal. Afortunadamente, una actuación rápida tiene muy buen pronóstico.

Australian Shepherd paseando por el bosque

Hay que estar atentos en los paseos por el bosque a finales de invierno: la procesionaria baja de los pinos y produce reacciones alérgicas graves en boca y ojos. En la foto, un Australian Shepherd (pastor ovejero australiano) descansando del paseo. Foto: bambe1964

Los problemas empezaron habitualmente en el mes de enero y se prolongan hasta bien entrada la primavera

A medida que suben las temperaturas, las orugas de los pinos inician su descenso a la búsqueda de un lugar donde enterrarse para formar las crisálidas, de las que saldrán en el mes de julio convertidas en mariposas.

Así es como durante el mes de enero o febrero empiezan a verse hileras de orugas peludas que bajan de los nidos blancos que formaron en verano, principalmente en lo alto de los pinos, aunque también en cedros y abetos.

Es inevitable la curiosidad que causan en los perros, pero hay que evitar que se acerquen a ellas ya que la toxina que contienen los pelos puede provocar una fuerte reacción alérgica en ojos y boca.

El contacto con la lengua puede ser mortal. En los ojos, la reacción alérgica en conjuntiva y córnea produce necrosis y una gran inflamación, que en los casos más graves puede provocar desprendimiento de retina y pérdida de visión irreversible.

Procesionaria del pino

Los pelos de la procesionaria del pino contienen toxinas que provocan gran inflamación y dolor en los ojos. Foto: Ana

Síntomas: cómo saber si el problema se debe a la procesionaria del pino?

El caso más habitual es el de un perro que, después de haber estado paseando por el bosque, empieza a rascarse los ojos, los tiene inflamados, parpadea de forma especialmente frecuente (blefaroespasmos) o se queja de dolor.

Habitualmente los síntomas son muy rápidos, muy agudos y muy graves.

En ocasiones ocurre que al producirse en un paseo de tarde, no nos damos cuenta hasta el día siguiente, cuando el animal ya está muy incómodo, se queja o simplemente no quiere ni moverse.

Procesionaria en perro

Newton es un cachorro de bulldog inglés que acudió a nuestra consulta porque no podía abrir los ojos tras una excursión por el bosque. Afortunadamente, la intervención a tiempo permitió curar sus lesiones y eliminar el dolor. Foto: IVO

 

 

Actuación: qué hacer ante la reacción alérgica provocada por la procesionaria de los pinos?

Ponerse lo más rápidamente posible en manos de un especialista asegura que no haya complicaciones graves.

Será necesario eliminar todos los pelos de la superficie de la córnea y de la conjuntiva. Para ello no es necesario entrar en quirófano, pero posiblemente haya que sedar al paciente para trabajar bien con la ayuda de un microscopio.

Posteriormente se aplicará un tratamiento basado en corticoides.

Si la actuación es al cabo de uno o dos días ya no será posible extraer los pelos, porque se habrán disuelto en la superficie de la córnea. Entonces habrá que limpiar bien la zona y aplicar tratamiento tópico o en pastillas.

El tratamiento nunca requiere cirugía.

Pronóstico: riesgos y complicaciones

Cuando se llega a tiempo el tratamiento es muy eficaz y los animales responden muy bien.

Si se tarda en actuar, pueden producirse lesiones ulcerativas con mucha inflamación y dolor.

En casos más extremos pueden aparecer uveítis o complicaciones en la retina debido a la inflamación de la coroides, que puede desencadenar un desprendimiento de retina con pérdida de visión.

Lesiones ojo perro por procesionaria

Lesiones producidas por la procesionaria del pino en el ojo de un perro. La actuación urgente es clave para evitar complicaciones. Foto: IVO

 

Temas relacionados

 

Información validada por el Dr. Paco Simó Ver el perfil de Paco Simó en LinkedIn, oftalmólogo del Instituto Veterinario Oftalmológico de Barcelona. Todos los derechos reservados. Última actualización: 2016.