Procesionaria del pino en perros: tratamiento urgente de lesiones oculares – Caso Kowu


Las lesiones por procesionaria en perros deben ser tratadas con la máxima urgencia para evitar complicaciones graves. En el caso de Kowu, una intervención a tiempo permitió salvar la visión de su ojo derecho.

Heridas procesionaria en perro. Postcirugía

Kowu tuvo que ser intervenido de urgencia para salvar la visión. En la foto, unos días después de su intervención, ya prácticamente recuperado. Foto: IVO

¿Qué hacer para evitar que la procesionaria del pino cause problemas graves en los ojos?

Si los ojos del perro entran en contacto con la procesionaria, es necesario eliminar primero todos los pelos de procesionaria que hayan quedado en la piel y ojos del paciente.

En un primer momento puede intentarse con agua abundante, pero un especialista deberá revisar después que no hayan quedado pegados a la superficie de la córnea o de la conjuntiva.

Si han quedado pelos pegados a la córnea, el especialista puede intentar retirarlos con la ayuda de un microscopio. En ese caso no será necesario entrar en quirófano, pero posiblemente haya que sedar al paciente para trabajar bien con el microscopio.

Procesionaria del pino

Procesionaria del pino.

¿Por qué es urgente actuar?

Las toxinas que desprenden los “pelos” de la procesionaria en su fase larvárea pueden causar una reacción alérgica o inmunomediada con efectos graves para la visión.

Es importante actuar en las primeras horas, porque después los pelos suelen disolverse y requerir de una limpieza profunda de la conjuntiva y la córnea para eliminar sus efectos.

En cualquier caso, es importante evaluar el tipo de lesiones oculares que ha producido la exposición a las toxinas de la procesionaria.

Si se trata de lesiones necróticas o heridas profundas en la córnea, puede ser necesaria una intervención quirúrgica urgente para evitar la pérdida de visión.

Éste fue el caso de Kowu, que describimos a continuación.

 

Ojo con necrosis en un perro por alergia procesionaria

Kowu tuvo que ser operado de urgencia para salvar la visión de su ojo derecho tras una reacción alérgica a la procesionaria del pino. Foto: IVO

Síntomas y antecedentes del caso

Kowu es un cachorro de 4 meses que tuvo que ser hospitalizado en un centro veterinario después de haber estado en contacto con la oruga procesionaria.

Padecía lesiones necróticas oculares que no curaban, por lo que fue derivado al IVO para ser tratado por nuestros especialistas en oftalmología veterinaria.

¿Qué es una lesión necrótica en el ojo?

Una lesión necrótica es una herida en la que se produce una degeneración del tejido por la muerte de sus células. Puede causar pérdida de visión.

Pruebas para la evaluación de las heridas oculares

Las pruebas que se practicaron a Kowu para determinar el tipo de las heridas corneales fueron:

Exploración oftalmológica completa con lámpara de hendidura

  • Test de fluoresceína
  • Oftalmoscopia indirecta
  • Tomografía de coherencia óptica
  • Ecografia ocular

Las pruebas determinaron que Kowu tenía las siguientes patologías:

Ojo derecho perro con úlcera estromal profunda por procesionaria del pino

Ojo derecho de Kowu antes de la operación, con úlcera estromal profunda causada por procesionaria del pino. Foto: IVO

Ojo izquierdo perro

Ojo izquierdo de Kowu. foto: IVO

Tratamiento de las lesiones por reacción alérgica a la procesionaria

Las lesiones de Kowu obligaron a una intervención de urgencia para salvar la visión de su ojo derecho.

Se realizó una cirugía de limpieza de todo el tejido necrosado de la cornea y se colocó un injerto de membrana amniótica en la zona del defecto stromal.

Tras la operación, Kowu se fue a casa con un tratamiento basado en antibioticos en colirio asi como antiinflamatorios y antibioticos orales.

OCT perro con ulceración por procesionaria

OCT del ojo derecho de Kowu con ulceración por procesionaria. Foto: IVO

Ecografía ocular perro con ulceración por procesionaria

Ecografía del ojo derecho de Kowu con ulceración por procesionaria. Foto: IVO

Evolución

La evolución postoperatoria fue muy buena, consiguiéndose una total recuperación de la visión del ojo operado.

 

Heridas procesionaria en perro. Postcirugía

Kowu con su propietaria, a la salida de su revisión en el IVO, unos días después de su intervención. Foto: IVO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *