El IVO, seleccionado en 3 de las 4 comunicaciones libres de oftalmología en el Congreso de Especialidades Veterinarias AVEPA Gta 2018


El equipo del IVO presentó tres comunicaciones orales y un póster en el XVII Congreso de Especialidades Veterinarias de AVEPA de este año, celebrado en Madrid los días 20 y 21 de abril.

Congreso Especialidades Veterinarias AVEPA 2018

Las presentaciones corrieron a cargo del equipo de oftalmólogos veterinarios del IVO, dirigido por Paco Simó: Laura Ramon, Kevin Arteaga y Uxue Fernández presentaron las comunicaciones orales y Kevin Arteaga el póster.

Equipo IVO con poster AVEPA

Kevin Arteaga y Laura Ramon, oftalmólogos veterinarios del IVO, junto al póster presentado en el Congreso de Especialidades Veterinarias AVEPA. Foto: IVO

 

INJERTO DE MUCOSA ORAL COMO TRATAMIENTO COADYUVANTE PARA LA QUERATOCONJUNTIVITIS SECA NO RESPONSIVA EN EL PERRO

Tipo: Comunicaciones Libres
Formato: Póster
Área temática: Oftalmología<
Instituciones: (1) Instituto Veterinario Oftalmológico
Autores: Kevin Arteaga Sancho (1) , Laura Ramon Baena (1) , Francisco Simo Domenech (1)

OBJETIVO DEL ESTUDIO
Describir los resultados obtenidos de perros tratados con un auntoinjerto de mucosa oral para el tratamiento de la queratoconjuntivitis seca no responsiva,  y cuantificar el grado de mejoría clínica que perciben los propietarios.

MATERIAL Y MÉTODOS
El estudio consta de dos fases. La primera es retrospectiva, donde se recogen todos los casos, tratados de QCS no responsiva, en los que se realizó un autoinjerto de mucosa oral en el fórnix conjuntival del párpado superior. En total son 11 perros (17 ojos), con edades comprendidas entre 1 y 9 años. La razas más representadas son de tipo miniatura como el Yorkshire Terrier y el Bichón maltes . La hiperemia conjuntival, la cantidad de secreciones, el brillo corneal y las complicaciones asociadas han sido evaluadas cualitativamente (mejor, peor o igual) pre y post cirugía, con un mínimo de 3 meses entre el procedimiento y la valoración final.En la segunda parte, los propietarios evaluaron el resultado de la cirugía mediante la realización de una encuesta vía telefónica. Evaluando cuatro parámetros, antes y después de la cirugía, con al menos tres meses entre el procedimiento y la valoración final. El grado de blefarospasmo, la cantidad de secreciones, la frecuencia de administración de lágrimas, y la complicaciones asociadas. Cuantificados de 0 a 4, donde “0” es nada, “1” es leve, “2” es leve-moderado, “3” es moderado y “4” es abundate.

RESULTADOS
Se muestra una mejoría estadísticamente significativa (P< 0,05) en el brillo corneal tras la cirugía. También una mejoría significativa (P< 0,05) en el grado de molestias y en la frecuencia de administración de lágrimas artificiales tras la cirugía. En el resto de parámetros evaluados no se encontró una mejora significativa. Tolerancia del injerto del 100%.

DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES
La queratoconjuntivitis seca (QCS) es definida como una patología de superficie ocular caracterizada por una pérdida de la homeostasis de la película lagrimal, y acompañada por signos oculares donde la estabilidad e hiperosmolaridad de la película lagrimal, la inflamación y daño de la superficie ocular, y las anormalidades neurosensoriales son determinantes. Las etiologías son muy diversas: traumas, inflamaciones crónicas, fármacos, irradiaciones, excisión quirúrgica de la glándula lagrimal accesoria, origen neurogénico, origen congénito, enfermedad sistémica, y origen inmunomediado.1

El tratamiento médico con lacrimoestimulantes (inmunomoduladores y parasimpaticomiméticos) no es efectivo en todos los casos. La trasposición del conducto parotídeo es el procedimiento quirúrgico que más comúnmente se realiza en los casos de QCS refractaria al tratamiento médico. Aunque efectivo en la mayoría de casos, se han descrito varias complicaciones quirúrgicas y post-quirúrgicas.2

En humana está descrito un tratamiento quirúrgico alternativo, que ha dado buenos resultados, basado en el autoinjerto de mucosa bucal en el fórnix conjuntival para el tratamiento del ojo seco. La mejoría clínica se justifica gracias a la acción de las glándulas salivares menores presentes en los injertos de origen bucal.3,4

En medicina veterinaria se ha empezado a evaluar los efectos de dicha técnica. Se ha descrito una disminución de la hiperemia y blefarospasmo, así como una reducción de la vascularización y aumento del tiempo de ruptura lagrimal.5

Recientemente se ha publicado un estudio cuyo objetivo fue evaluar la presencia de glándulas salivares menores en la mucosa oral canina. Concluyeron que la mejora de los signos clínicos tras el autoinjerto de mucosa oral no estaba asociada a la presencia de dichas glándulas puesto que no se encontraron en ninguna de las muestras recogidas.6

En veterinaria, todavía se desconoce con exactitud el motivo por el cual los pacientes con autoinjerto de mucosa oral mejoran clínicamente. Pensamos que el injerto de mucosa actúa como recubrimiento de la superficie ocular, disminuyendo la evaporación y aumentando así el tiempo de permanencia de la lágrima y los productos tópicos.

Futuros estudios serán necesarios para determinar con exactitud la causa de la mejora clínica en perros tratados con autoinjerto de mucosa bucal para la QCS no responsiva.

En cuanto a la técnica quirúrgica es sencilla y aplicable a cualquier caso de QCS, teniendo una tolerabilidad del 100%.

Concluimos que el autoinjerto de mucosa bucal puede ser una buena opción coadyuvante para el tratamiento de la queratoconjuntivitis seca no responsiva, mejorando el nivel de molestias y el brillo corneal, permitiendo a los propietarios reducir la frecuencia de uso de tratamiento tópico.

BIBLIOGRAFÍA
1. Jennifer P, Kelly K, Esen K, et al. TFOS DEWS II Definition and Classification Report. The Ocular Surface 15 (2017) 276-283.

2. Mike R, Christine H, Heidi F. Parotid duct transposition in dogs: a retrospective review of 92 eyes from 1999 to 2009. Veterinary Ophthalmology (2012) 15, 4, 213–222.

3. Eduarno S, Valenio F. Transplantation of labial salivary glands for severe dry eye treatment. Arquivos Brasileiros de Oftalmologia. 2005; 68: 481–489.

4. Geerd G, Peter R, Murube J. Minor salivary gland transplantation. Developments in Ophthalmology 2008; 41: 243–254.

5. Castanho L, Moreira H, Ribas C et al. Labial salivary glands transplantation in the treatment of dry eye in dogs by autograft. Revista Brasileira de Oftalmologia 2013; 72: 373–378.

6. Rose L, Jodi D, Gil B-S. Canine oral mucosa evaluation as a potential autograft tissue for the treatment of unresponsive keratoconjunctivitis sicca. Veterinary Ophthalmology, 2017 1–4.

USO DE LA TOMOGRAFIA DE COHERENCIA ÓPTICA PARA EL SEGUIMIENTO Y CONTROL DE LA CORIORRETINITS EXUDATIVA

Tipo: Comunicaciones Libres
Formato: Oral
Área temática: Oftalmología
Instituciones: (1) Instituto Veterinario Oftalmológico
Autores: Kevin Arteaga Sancho (1) , Laura Ramón Baena (1) , Francisco Simó Domenech (1)

OBJETIVO DEL ESTUDIO
Valorar la eficacia y el uso de la Tomografía de Coherencia Óptica (OCT) para el seguimiento y la toma de decisiones de la coriorretinitis exudativa en relación a un caso clínico.

MATERIAL Y MÉTODOS
Se utilizó un tomógrafo de coherencia óptica dominio espectral (Optovue®ivue SD-OCT, Freemont, CA) para llevar el seguimiento del caso viendo así su evolución, respuesta al tratamiento y modulación de éste dependiendo de las imágenes obtenidas.El caso estudiado es un Beagle de 4 años de edad que acudió a consulta para una segunda opinión por pérdida de visión. Desde hacía dos semanas que su veterinario habitual estaba tratándolo con triple antibiótico (Oftalmowell®) TID, diclofenaco BID (Voltaren®), dexametasona TID (Maxidex®) y una administración única de metilprednisolona (Urbason®) intramuscular a 0,5 mg/kg. Los propietarios no habían percibido ninguna mejoría con dicho tratamiento.A la exploración oftalmológica presentó una respuesta a la amenaza negativa en ambos ojos (OU), reflejo de deslumbramiento y reflejos pupilares negativos en el ojo izquierdo (OS) y muy disminuidos en el ojo derecho (OD). Congestión conjuntiva bulbar y palpebral +1 OU. Por oftalmoscopia indirecta se evidenció un desprendimiento exudativo de retina que incluía tanto la zona tapetal con la no tapetal. Presión intraocular de 10 mmHg OS 11mmHg OD. Se obtuvieron imágenes mediante retinografía (Optomed Smartscope Pro®)y se realizó una ecografía ocular (Accutome-Bscan®, Malvern, PA) sin más alteraciones a las ya mencionadas.Obtuvimos sangre del paciente para hemograma, bioquímica, proteinograma y serología de enfermedades infecciosas (Toxoplasma, Ehrlichia canis, Neospora Caninum y Rickettsia conorii). En los resultados obtenidos se describió un título de anticuerpos de anti-RICKETTSIA conorii de 1/256 y de Toxoplasma IgG 1/64 e IgM 1/128.Modificamos el tratamiento médico de la siguiente manera: acetato de prednisona QID (Pred Forte®), bromfenaco sódico BID (Yellox®), doxiciclina 5 mg/kg/12h, clindamicina 11mg/kg/12h y prednisona oral 0,5 mg/kg/24h.El paciente se revisó semanalmente durante los dos meses siguientes. Se obtuvieron imágenes mediante OCT del segmento posterior a partir de la tercera revisión. De cada una de la imágenes de OCT se midió la distancia entre la neuroretina y el epitelio pigmentado de la retina (EPR). Evaluando de esta manera, la evolución y respuesta al tratamiento del desprendimiento de retina exudativo. Se cápturaron imágenes de la zona tapetal, no tapetal y región peripapilar.

RESULTADOS
Se obtuvieron imágenes de OCT donde progresivamente se ha disminuido la distancia entre la neuroretina y el EPR, apreciando de esta manera una reducción progresiva del exudado inflamatorio.Fueron analizadas todas las capturas de la zona peripapilar. La primera medición que obtuvimos del ojo derecho mediante la OCT fue de 363 μm. Las siguiente mediciones en cada seguimiento fueron de 235, 80, 67 y 34 μm. Respecto al ojo izquierdo se obtuvo una primera medición de la separación de la neuroretina del EPR de 645 micras. Con valores de 363, 179, 28 y 0 μm en la siguientes revisiones.La recuperación de la respuesta de amenaza y reflejos pupilares normales fueron a partir de la quinta revisión, llevando en ese momento 42 días de tratamiento, manteniéndose hasta la actualidad con una buena función visual recuperando sus hábitos y costumbres habituales.

DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES
En oftalmología veterinaria contamos con varias técnicas e instrumentos para evaluar el segmento posterior: la oftalmoscopia directa/indirecta, la ecografía, la angiografía y la tomografía de coherencia óptica.1

La tomografía de coherencia óptica es una herramienta de diagnóstico del segmento anterior y posterior del ojo.Permite de una forma no invasiva y sin contacto con el paciente, la obtención directa de imágenes con una apariencia similar a cortes histológicos.3

La OCT es utilizada tanto en medicina humana como en veterinaria para ayudar al diagnóstico y a la monitorización de diferentes patologías oculares como en glaucoma, desprendimiento de retina, retinopatía diabética, uveítis, y otras.2,4

Durante las primeras revisiones fue sencillo diagnosticar y valorar la mejoría del desprendimiento y su evolución utilizando la oftalmoscopia indirecta y la retinografía. A medida que iba disminuyendo el exudado sub-retiniano fue más complicado valorar objetivamente este cambio.

Aunque los reflejos se recuperasen, y los propietarios notaban una mejoría notable de la función visual todavía fueron detectadas zonas de exudado retiniano mediante la OCT, por lo que se desaconsejo parar el tratamiento hasta que hubiese desaparecido todo el exudado inflamatorio. Hemos conseguido, de esta manera, llevar un mejor control del problema, obteniendo de una manera objetiva y cuantitativa el grado de mejoría.

La angiografía fluoresceínica también habría sido de gran utilidad para el seguimiento y valoración de la respuesta de tratamiento del caso. Se trata de una técnica que utiliza la fluoresceína intravenosa para poder valorar la circulación sanguínea del fondo ocular. Útil para evaluar enfermedades en la cuales la vascularización del fondo ocular esté directamente implicada, como anomalías vasculares, neoplasias, hipertensión, desprendimientos de retina, procesos degenerativos, etc. Aunque las reacciones adversas a la fluoresceina son poco frecuentes, se han descrito náuseas, vómitos y reacciones alérgicas.1

Por último, las imágenes han sido utilizadas para involucrar a los propietarios durante cada revisión, consiguiendo que entendiesen mejor el problema, viendo por ellos mismo su evolución y mejoría progresiva.

BIBLIOGRAFÍA
1. Heidi J, Christine L. Ophthalmic Examination and Diagnostics. En: Veterinary Ophthalmology. 5ª  ed. Wiley-Blackwell, Ames, 2013; 533-702.

2. Thomas D, Duguid G. Optical coherence tomography – a review of the principles and contemporary uses in retinal investigation. Eye (London) 2004; 18: 561–570.

3. Huang D, Swanson EA, Lin CP et al. Optical coherence tomography. Science 1991; 254: 1178–1181.

4. Gekeler F, Gmeiner H, Volker M et al. Assessment of the posterior segment of the cat eye by optical coherence tomography (OCT). Veterinary Ophthalmology 2007; 10: 173–178.

TOMOGRAFÍA DE COHERENCIA ÓPTICA DOMINIO ESPECTRAL (SD-OCT) EN LA TOMA DE DECISIONES Y SEGUIMIENTO DE QUERATITIS INFECCIOSAS: A PROPÓSITO DE 4 CASOS CLÍNICOS.

Tipo: Casos clínicos
Formato: Oral
Área temática: Oftalmología
Instituciones: (1) INSTITUTO VETERINARIO OFTALMOLOGICO
Autores: Laura Ramon Baena (1) , Kevin Arteaga Sancho (1) , Francisco Simo Domenech (1)

INTRODUCCIÓN

La tomografía de coherencia óptica (OCT) es una técnica de diagnóstico que permite obtener imágenes de la estructura de la córnea con alta resolución y profundidad1. Además, permite evaluar de forma no invasiva y en tiempo real la integridad y morfología corneal sin necesidad de realizar anestesia general del paciente. El objetivo de este trabajo consiste en describir cuatro casos clínicos con queratitis infecciosas en los que se empleó un tomógrafo de coherencia óptica (Optovue®iVue SD-OCT, Fremont, California) para ayudar en la toma de decisiones y seguimiento del tratamiento médico, quirúrgico o mediante cross-linking con riboflavina (PACK-CXL).

DESCRIPCIÓN DEL CASOS/S CLÍNICO/S 

Bulldog Francés de 3 años, que acude a consulta por blefaroespasmo y abundante secreción en el OD. A la exploración con lámpara de hendidura se observó un defecto estromal anterior, Tyndall 3+ y PIO 46 mmHg OD. En la citología corneal mediante tinción de Gram se observaron cocos Gram positivos y neutrófilos. En la imagen obtenida con la OCT se evidenció un espesor estromal de 887 µm OD frente a los 587 µm OS. Al tratarse de una úlcera estromal anterior con uveítis hipertensiva y siendo el defecto estromal superior a 400 µm, se decidió instaurar tratamiento médico intensivo con antibioterapia tópica y antibiótico y antiinflamatorio vía oral.Carlino de 2 años, que llega a consulta por blefaroespasmo en el OS. Durante la exploración se percibe congestión conjuntival y abundante exudado purulento. Mediante lámpara de hendidura observamos un defecto estromal central con signos de colagenolisis y acompañado de hipopion. Con la tinción de Gram se evidenciaron cocos Gram positivos y neutrófilos. Mediante el uso de OCT se puso de manifiesto un espesor estromal de 1370 µm OS con respecto a 550 µm OD. Se recomendó PACK-CXL para el control de la infección y la inestabilidad corneal, pero los propietarios optaron por tratamiento médico. A los tres días se revisó al paciente observando un espesor de 625 µm OS con aparición de bullas intraestromales. Se recomendó continuar con la pauta de tratamiento estricto. A los 30 días se revisó de nuevo al paciente observando un espesor de 630 µm y una mayor estabilidad corneal por lo que se dio de alta al paciente.Bulldog Francés de 4 años, que se presentó en nuestro centro con blefaroespasmo en el OD. A la exploración presentaba secreción serosa abundante, neovascularización y edema corneal difuso. Mediante lámpara de hendidura se evidenció una úlcera estromal profunda. Con tinción Gram se observaron cocos Gram positivos. En la imagen obtenida con la OCT se evidenció un espesor corneal de 219 µm OD con respecto a las 551 µm OS. En este caso se desaconsejó tratamiento médico y PACK-CXL porque la profundidad de la lesión era inferior a 400 µm y se recomendó tratamiento quirúrgico empleando injerto de membrana amniótica.Bulldog Francés de 7 años, que acude a consulta por blefaroespasmo y abundante secreción en el OS. Al examen con la lámpara se observó un gran defecto estromal. Con la tinción de Gram se observaron cocos Gram positivos. Mediante el uso de OCT se evidenció un espesor corneal de 51 µm OS y 618 µm OD. Se aconsejó tratamiento quirúrgico pero los propietarios decidieron instaurar tratamiento médico intensivo. A los 7 días, el defecto empezó a regenerar obteniendo 121 µm de espesor. A los 15 días, se produjo una mayor regeneración estromal obteniendo 246 µm OS. A los 30 días el test de fluoresceína fue negativo y el espesor estromal estaba totalmente recuperado obteniendo 321 µm, por lo que se redujo la pauta de tratamiento antibiótico hasta la remisión completa de la sintomatología.

DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES

La OCT es una técnica de diagnóstico no invasiva que no requiere contacto con el globo ocular y permite obtener imágenes del segmento anterior similar a un corte histológico. Fue descrita por primera vez en 1991 y su fundamento se basa en los reflejos producidos por una fuente de luz que genera una imagen bidimensional similar a un corte histológico2.En el caso de las queratitis con infiltrado celular y espesor superior a 400 µm como el del primer caso, recomendamos PACK-CXL o tratamiento médico intensivo con antibioterapia tópica y oral para controlar la infección.Las úlceras melting de origen infeccioso en las que se opta por el tratamiento médico intensivo en lugar de emplear PACK-CXL, es importante valorar la estabilidad corneal ya que en el segundo caso aparecieron bullas subepiteliales con riesgo de perforación. La OCT permite evidenciar las bullas intraestromales, al igual que la lámpara de hendidura con la ventaja de obtener una imagen más precisa sobre su localización y poder realizar un seguimiento3.

La OCT permite, asimismo, evaluar el espesor y la continuidad del estroma en úlceras profundas, lo que puede ser interesante para planificar la cirugía o proponer otras técnicas como PACK-CXL siempre y cuando el espesor sea superior a 400 µm4.

Podemos concluir que la OCT es una herramienta de gran utilidad en nuestro centro ya que nos ayuda a decidir que tratamiento realizar en cada caso, ya sea médico, quirúrgico u otras técnicas como el PACK-CXL, así como en el seguimiento y evaluación de las lesiones.

BIBLIOGRAFÍA
1. Izzat JA, Hee MR, Swanson EA, et al.: Micrometer-scale resolution imaging of the anterior eye in vivo with optical coherence tomography. Arch Ophthalmol 1994; 112(12): 1584-1589.

2. Nolan W: Anterior segment imaging: ultrasound biomicroscopy and anterior segment optical coherence tomography. Curr Opin Ophthalmol 2008; 19(2): 115-121.

3. Famose F: Assessment of the use of spectral domain optical coherence tomography (SD-OCT) for evaluation of the healthy and pathological cornea in dogs and cats. Vet Ophthalmol 2014; 17(1): 12-22.

4. Pot SA, Gallhöfer NS, Matheis FL et al.: Corneal collagen cross-linking as treatment for infectious corneal melting cats and dogs: results of prospective, nonrandomized controlled trial. Vet Ophthalmol 2014; 17(4): 250-260.

2.
Rangos de referencia: Tyndall 1+ opacidad leve (casi inapreciable), Tyndall 2+ opacidad moderada (iris y cristalino se ven con claridad), Tyndall 3+ opacidad marcada (iris y cristalino se ven con borrosidad), Tyndall 4+ opacidad intensa (presencia de coágulos de fibrina en el humor acuoso).

QUERATOMETRÍA Y BIOMETRÍA EN DOS PACIENTES CANINOS MICROFTÁLMICOS PARA LA IMPLANTACIÓN DE LENTES INTRAOCULARES ESPECÍFICAS
Tipo: Casos clínicos
Formato: Oral
Área temática:Oftalmología
Instituciones: (1) IVO (Instituto Veterinario Oftalmológico)
Autores: Uxue Fernandez (1), Francisco Simo (1), Mª Dolores Torres (1)

INTRODUCCIÓN
Se describe como emetropía, la ausencia de alteraciones en la refracción del globo ocular, produciéndose una proyección neta de la imagen en la retina (1). En medicina veterinaria, todas las lentes intraoculares (LIO-s) para la sustitución del cristalino en la especie canina, son de 41 dioptrías, partiendo de la premisa de que todos los pacientes son emétropes. Pero hoy en día es sabido que eso no es así (2), más, cuando los pacientes tienen alteraciones oculares tales como la microftalmia.
La microftalmia puede producirse en una fase temprana del desarrollo embrionario por la deficiencia de la vesícula óptica, o más tarde con el fallo en la expansión de la copa óptica y/o cierre de la fisura óptica (3). Esta alteración suele ir acompañada de defectos tales como cataratas (4), displasia de retina e incluso disgenesia de la cámara anterior (1) .
La afaquia congénita o adquirida da como resultado una gran hipermetropía y por lo tanto una alteración severa en la visión (1,3,5).
El objetivo de este caso clínico fue medir la graduación de la LIO de dos pacientes caninos de la misma camada, con ojos microftálmicos y cataratas, e implantarlas tras la extracción extracapsular de cataratas.

DESCRIPCIÓN DEL CASOS/S CLÍNICO/S 
Acuden a consulta dos perros mestizos de 3 meses de edad, macho y hembra, de la misma camada, por alteración visual. En la exploración ocular no se aprecian alteraciones neuroftalmológicas. Ambos pacientes presentaban un leve estrabismo medial en ambos ojos (OU). En la exploración bajo lámpara de hendidura, se evidenció que ambos pacientes presentaban microftalmia y cataratas inmaduras. El ojo derecho (OD) de la hembra y los ojos izquierdos (OS) de ambos presentaban microfaquia también. Se recomendó la revisión de los canes a los 6 meses de edad para programar la cirugía de cataratas.
Con 8 meses, los pacientes ya eran áptos para cirugía, por lo que se recomendó hacer las pruebas protocolarias preliminaries y además se propuso hacer una biometría que incluyese una queratometría, con el fin de calcular el poder dióptrico de las LIO-s a implantar. Bajo sedación (medetomidina clorhidrato y metadona), se realizó la queratometría con el topógrafo (Oculus Ketarograph 4®, Oculus Iberia S.L, España), obteniendo valores de los radios de curvatura de los meridianos de: horizontal (K1) 55.3 dioptrías (D) y vertical (K2) 58D en el OD y 56D y 50.6D OS para la hembra. En el macho fueron K1 45.4D y K2 49.3D en el OD y K1 49.4D y K2 51.5D en el OS.  La biometría se llevó a cabo mediante ultrasonido (A-Scan de Accutome® , Accutome Inc, USA) con el que se obtuvieron medidas de longitud axial medias de 16.4mm OD y 16.0mm OS para la hembra y 15.99mm OD y 16.03mm OS para el macho. Con el mismo programa integrado en el A-Scan y aplicando la fórmula de SRK/T se calcularon LIO-s de 40D OD y 44D OS para la paciente hembra y 48.50D OD y 45.5D OS para el macho.
Se pudieron encargar lentes específicas (Acriva®, VSY Biotechnology, Netherland), de 44D para el OS de la hembra y de 45D OD y 49D OS en el macho, llevándose a cabo las cirugías tras 3 semanas. La evolución postquirúrgica fue favorable, exceptuando la luxación de la LIO del OS a cámara anterior en la paciente hembra, a la que hubo que reintervenir, quedando el ojo afáquico y por lo tanto hipermétrope .

DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES
La realización de la topografía para la obtención de los valores de la queratometría, en vez del uso del B-Scan (6), resultó dificultosa pese a que los pacientes estuvieran sedados, debido a la procidencia de la membrana nictitante por el tamaño reducido del globo ocular y a los efectos de la sedación. La marcada curvatura de la córnea de los pacientes y el tamaño reducido del globo ocular, dieron resultados de un mayor poder dióptrico en 3 de los 4 ojos de los pacientes respecto a estudios anteriores (7) corroborando así las sospechas de la necesidad de realizar queratometrías y biometrías en cada paciente antes de elegir la LIO a implantar, para otorgar la emetropía(8), sobre todo en aquellos cuyas longitudes axiales, curvatura corneal y profundidad de la cámara anterior no son las habituales, dando a lugar a mayores errores dióptricos (7) .
En el seguimiento del postoperatorio de los pacientes, se programó la cirugía para la extracción de la LIO del OS luxada a cámara anterior en la paciente hembra. El diseño de las LIO-s con dioptrías adaptadas para los pacientes, no permitían adecuar el tamaño de las mismas, siendo de 13mm de diámetro igual que las habituales para veterinaria. La luxación postquirúrgica de la LIO del OS en la paciente hembra abrió la hipótesis de poder necesitar también la posibilidad de modificar el diámetro de las LIO-s para mayor acomodación en el saco capsular en el caso de ojos con alteración del tamaño del cristalino, tales como los microftálmicos, con microfaquia o coloboma del cristalino, pudiendo evitar complicaciones postquirúrgicas como las sufridas en este caso.
La limitación de tiempo debido a las gestiones de adopción de los pacientes en otro país, no permitió la realización de una esquiascopia postquirúrgica que hubiese podido corroborar la emetropía en tres de los cuatro ojos.

BIBLIOGRAFÍA
1.- Ron Ofri: Desarroyo y anomalías congénitas . Elsevier Saunders (ed): 4ª edición de Slatter´s Fundamentals of Veterinary Ophthalmology, Barcelona, Elsevier España, 2009; 21-33.

2.- Kubai MA, Bentley E, Miller PE, Mutti DO, Murphy CJ: Refractive states of eyes and association between ametropia and breed in dogs. Am J Vet Res 2008; 69(7):946-951.

3.- Cynthia S.Cook: Ocular embryology and congenital malformations. John Wiley & Sons, Inc (ed): Veterinary Ophthalmology Fifth Edition, Iowa, USA, 2013; 3-38.

4.-Shastry BS, Reddy VN: Studies on congenital hereditary cataract and microphthalmia of the miniature schnauzer dog. Biochem Biophys Res Commun1994; 203(3):1663-1667.

5.- Brian CG, Michael GD, Peter BH: Keratometry, ultrasonic biometry, and prediction of intraocular lens power in the feline eye. Am J Vet Res 1998; 59(2):131-134.

6.-Richard JM, Brian CG: Keratometry, biometry and prediction of intraocular lens power in the equine eye. Veterinary Ophthalmology 2006; 9(5):357–360.

7.- Jacque G, Serge GR, Lionel S, Cynthia SC, Robert PJ: Use of biometry and keratometry for determinating optimal power for intraocular lens implants in dogs. Am J Vet Res 1991; 52(5): 781-783.

8.- MG Davidson, CJ Murphy, P Nasisse et al: Refractive state of aphakic and pseudophakic eyes of dogs. Am J Vet Res 1993; 54(1): 174-177.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *