Secuestro corneal felino o necrosis corneal en gatos


¿Qué es y cuáles son sus síntomas?

El secuestro corneal, conocido también como necrosis o momificación corneal, se caracteriza por la aparición de pequeñas placas marrones o negras en la zona superficial en la córnea.

Se trata de un secuestro corneal cuando se produce una ulceración superficial en la córnea causada por un herpes virus o por una erosión o traumatismo y que, en lugar de cicatrizar, produce una necrosis, una zona que está muerta o momificada.

Es una patología que se manifiesta en gatos, y en algunos casos en caballos. No se da en perros.

Persas, esfinge o himalaya, entre las razas más propensas a padecer secuestro corneal

En la foto, un caso de gato con secuestro corneal tratado en el IVO. Los persas, esfinge o himalaya, entre las razas más propensas a padecer secuestro corneal felino. Foto: IVO

La necrosis no tiene por qué quedarse en las zonas superficiales de la córnea sino que puede ir avanzando en profundidad llegando a ocupar todas las zonas de la córnea e incluso llegar a la perforación. Esta patología, que puede afectar a ambos ojos, se manifiesta exclusivamente en felinos y caballos. Entre las razas con mayor predisposición a padecerla están los himalaya, siamés, persa o esfinge.

¿Por qué se produce el secuestro corneal?

Aunque no se conocen exactamente las causas sí se ha podido determinar, tras varios estudios realizados en distintas líneas de gatos, que existe un componente genético. Los gatos persas, esfinge o himalaya están entre las razas más propensas a padecer secuestro corneal felino.

Pero existen otros muchos factores que predisponen como:

    • Los felinos con ojos saltones como el gato persa, pueden padecer más fácilmente esta enfermedad al tener mayor facilidad de que se les reseque el centro de la córnea
    • La aparición del herpes virus puede causar necrosis si no se trata a tiempo
    • Factores irritativos constantes en zonas con mucho viento
    • Gatos que padecen entropión (enrollamiento del párpado) puesto que el roce continuo de los pelos en el ojo podría ocasionar ulceración y necrosis al mismo tiempo
Los ojos saltones de algunas razas de gatos, como los persas, hace que tengan mayor predisposición a padecer necrosis

Los ojos saltones de algunas razas como los persas, hace que tengan mayor predisposición a padecer necrosis / Foto: marimbajlamesa

¿A partir de qué edad se manifiesta?

Esta patología suele aparecer en gatos adultos y puede afectar a ambos ojos a la vez.

¿Cuál es el tratamiento del secuestro corneal?

Se aconseja la queratectomía o cirugía superficial como tratamiento más efectivo para extraer el tejido muerto y que pueda regenerarse lo antes posible. En ocasiones, aunque no se suele ser común, la zona momificada salta por sí sola y no es necesaria la operación. Esto es muy infrecuente y se corre el riesgo de que vaya profundizando y llegue a complicarse hasta necesitar un trasplante de córnea.

Así pues el tratamiento más utiliado es la queratectomía superficial, que consiste en la extirpación de la capa externa de la córnea, la más afectada por la necrosis corneal. Cuando las placas momificadas son más profundas, es necesario además realizar injertos para rellenar la zona.

¿Cómo se puede prevenir?

Al ser una patología de origen genético es difícil prevenirlo pero cuando el animal sufre entropión, se previene la necrosis operando el párpado. Si los felinos tiene ojo seco se aconseja lubrificar y tratar el ojo para no provocar otras patologías.

Ojo gato con secuestro corneal

Secuestro corneal felino. Foto: IVO

 

Secuestro corneal felino o necrosis

Secuestro corneal felino. Foto: IVO