Síndrome del ojo seco


El ojo seco es una patología bastante compleja que requiere de un seguimiento continuo. En casos graves pueden aparecer úlceras y opacidades corneales, que pueden llegar a provocar déficit visual importante.

Bulldog francés

Razas como el Bulldog Francés tienen mayor predisposición a desarrollar el síndrome de ojo seco. Foto: Artur Malinowski

¿Qué es el síndrome de ojo seco? ¿Cuáles son sus síntomas?

Cuando la superficie ocular no tiene una buena lubricación, la córnea o la conjuntiva se resecan y producen una combinación de síntomas que denominamos síndrome de ojo seco:

  • Escozor o molestias
  • Enrojecimiento de la conjuntiva (ojo rojo)
  • Inflamación de la superficie de la córnea
  • Secreciones mucosas
  • Secreciones mucopurolentas
  • Parpadeo frecuente y necesidad de rascarse los ojos

En algunas mascotas, las molestias que produce el ojo seco estimulan la secreción de la glándula lagrimal principal, produciendo paradójicamente el llamado lagrimeo.

Con frecuencia estos síntomas se acentúan en situaciones relacionadas con un aumento de la evaporación (calor, viento, aire acondicionado).

¿Cuáles son las causas del ojo seco en animales?

La mayor parte de casos de ojo seco se producen en animales sanos, que presentan formas leves o moderadas del síndrome. Algunas de las causas de ojo seco serían:

  1. Déficit de lágrima: por ausencia congénita de la glándula lagrimal o incorrecto funcionamiento de la misma debido a procesos inflamatorios de párpado o conjuntiva, enfermedades sistémicas o como efecto secundario de determinados medicamentos.
  2. Lágrima de baja calidad: no está formada por la adecuada combinación de agua, lípidos y moco, por lo que es demasiado líquida o no se adhiere correctamente a la superficie ocular. En estos casos puede producirse, paradójicamente, el lagrimeo, ya que la propia irritación del ojo estimula la secreción de la glándula lagrimal principal
  3. Incorrecta distribución de la lágrima por la superficie ocular: debido a la forma anatómica del animal. Es el caso de las mascotas con ojos muy saltones y morro chato, los que llamamos braquicefálicos (bulldog francés, bulldog inglés o carlino).

¿En qué animales es más frecuente el ojo seco?

El ojo seco es más frecuente en pacientes mayores.

Hay razas más predispuestas, como los perros de morro chato o braquicefálicos (Bulldog Francés, Bulldog Inglés o Carlino), que pueden padecer ojo seco con pocos años o meses de edad.

¿Cómo se trata el ojo seco de un perro, gato o animal doméstico?

La mayoría de pacientes con ojo seco deben tratarse toda la vida con lágrimas artificiales y/o estimuladores de la secreción de lágrimas.

El uso adecuado de los tratamientos de que disponemos en la actualidad permite el control y alivio de los síntomas en la gran mayoría de los pacientes. Algunas animales que no toleran o no responden bien a un tipo de lágrimas artificiales o estimulantes de la secreción lacrimal pueden responder mucho mejor a otros.

El tratamiento del ojo seco puede consistir en la aplicación de una o varias de las siguientes opciones terapéuticas:

  • Lágrimas artificiales con conservantes. Contienen productos químicos que previenen el crecimiento de bacterias (conservantes). Tienen la ventaja de que pueden utilizarse, taparse, y ser utilizadas de nuevo. Desafortunadamente, algunos de esos conservantes pueden irritar la superficie ocular. Algunas animales son incluso alérgicas a ellos y pueden desarrollar reacciones severas cuando son usados durante largos períodos de tiempo.
  • Lágrimas artificiales sin conservantes. Al no contener conservantes es mucho menos probable que puedan irritar la superficie ocular.
  • Inmunomoduladores tópicos como la Ciclosporina o el Tacrolimus, que ayudan a a reducir el proceso inflamatorio y recuperar así el correcto funcionamiento de la glándula lagrimal.
  • Antinflamatorios tópicos
  • Antibióticos
  • Suero autólogo
  • Oclusión de los puntos lagrimales. Mediante la oclusión de los puntos lagrimales taponamos la vía de drenaje de las lágrimas, consiguiendo, por tanto, que éstas permanezcan durante más tiempo en la superficie ocular. La oclusión puede realizarse mediante distintos procedimientos (con algunos el cierre es temporal y con otros es definitivo).
  • Medidas de carácter ambiental. Las situaciones climáticas de sol o viento, y el uso de calefacción, secadoras o aparatos de aire acondicionado aumentan la evaporación lagrimal y reducen la lubricación del ojo. Evitar en la medida de lo posible estas condiciones ayuda a mejorar los síntomas de «ojo seco».
  • Tratamientos específicos asociados. En el caso concreto de un déficit de vitamina A o un hipotiroidismo además de los tratamientos sintomáticos anteriores se debe tratar también la causa mediante medicación adecuada.

¿Se puede prevenir el síndrome de ojo seco?

En animales braquicefálicos, que tarde o temprano, van a desarrollar síndrome de ojo seco, se puede iniciar el tratamiento de forma preventiva.

Evitar en la medida de lo posible situaciones que aumentan la evaporación lagrimal puede prevenir la aparición de síntomas de ojo seco: exceso de sol o viento, uso de calefaccións, secadoras o aparatos de aire acondicionado.

ojo-seco1-web

El ojo seco es bastante complejo pudiendo ocasionar úlceras u opacidades corneales

ojo-seco3-web2

La mayoría de pacientes con ojo seco deben tratarse toda la vida con lágrimas artificiales y/o estimuladores de la secreción de lágrimas

 

Te puede interesar