Párpados inflamados o blefaritis en gato – Caso Lia


Lia, una gata Sphynx de un año, llevaba seis meses con párpados hinchados y purulentos que no respondían a tratamiento. En el IVO se diagnosticó la causa de su blefaritis a partir de una citología, lo que permitió instaurarle un tratamiento específico para su caso. A los dos meses del nuevo tratamiento estaba completamente curada. 

Caso clínico blefaritis ulcerativa bacteriana en gatoSíntomas y antecedentes del caso

Lia es una gata de raza Sphynx de tan sólo 1 año de edad que acude a consulta después de llevar seis meses con una grave y muy molesta inflamación parpebral o blefaritis, con abundante prurito que no respondía a los tratamientos instaurados.

Blefaritis ulcerativa bacteriana en gato

Párpados inflamados de Lia a su llegada al IVO, donde se le diagnosticó una blefaritis ulcerativa bacteriana. Foto: IVO

¿Qué es la blefaritis?

La blefaritis es una inflamación de las estructuras que forman los párpados. Puede tener múltiples presentaciones:

  • ulcerativa
  • descamativa
  • con formación de pústulas o pápulas, que pueden ser pruriginosas o no

y también múltiples orígenes o causas:

  • problemas cutáneos primarios
  • enfermedades autoinmunes
  • enfermedades víricas
  • enfermedades parasitarias (Leishmania)
  • enfermedades bacterianas

El tratamiento de la blefaritis dependerá de cuál sea su origen.

Para determinarlo, se debe realizar una exploración oftalmológica completa, y en algunos casos puede ser necesario realizar también una citología conjuntival (se toma una muestra de la superficie interna de los párpados para evaluar su contenido al microscopio).

Si la citología no nos ayuda al diagnóstico o no hay una buena respuesta al tratamiento inicial, deben hacerse otras pruebas como cultivo, biopsia o analítica sanguínea.

Pruebas y diagnóstico de la blefaritis de Lia

Lia padecía un enrojecimiento e hinchazón severo de los párpados en ambos ojos, con abundantes secreciones mucopurulentas. Tras una completa exploración oftalmológica, observamos dos úlceras corneales estromales. La citología conjuntival determinó una blefaritis ulcerativa pruriginosa de origen bacteriano.

Tratamiento de la blefaritis de origen bacteriano

Se instauró un tratamiento antibiótico tópico y otro antibiótico oral más específico, y se revisó la paciente a las tres semanas de tratamiento. A los dos meses de tratamiento. Lia ya estaba totalmente recuperada.

Blefaritis ulcerativa bacteriana en gato - Después del tratamiento

Ojos de Lia después del tratamiento de blefaritis ulcerativa bacteriana. Foto: IVO

Caso clínico blefaritis ulcerativa bacteriana en gato

Lia, una gata con blefaritis ulcerativa pruriginosa de origen bacteriano. Foto: IVO

Las blefaritis son patologías molestas que pueden tener causas muy diversas. En muchos casos requieren de tratamientos prolongados durante meses y revisiones continuadas, incluso una vez desaparecidos los síntomas. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *