Inicio|Casos y consejos|Casos|Uveítis lipémica – Caso Rody

Uveítis lipémica – Caso Rody

Compartir
Contenido médico revisado por Dr. Paco Simó, oftalmólogo veterinario de IVO. Última actualización: 21 Noviembre 2020
Rody tenía los ojos completamente blancos y había perdido la visión
Rody tenía los ojos completamente blancos y había perdido la visión

Rody había perdido la visión de un día para otro, tenía los ojos completamente blancos y estaba muy desorientado. Tras un examen ocular completo y una analítica, le diagnosticamos una uveítis lipémica, y a los tres días de tratamiento médico ya había recuperado visión.

Síntomas y antecedentes del caso

Rody es un podenco de 11 años que de un día para otro había perdido totalmente la visión cuando estaba aparentemente sano.

En la primera visita, los dueños de Rody nos comentaron que la noche anterior le habían visto desorientado, y que ese mismo día por la mañana ya no podía ver absolutamente nada.

Tenía los ojos completamente blancos.

Exploración y pruebas diagnósticas

En la exploración pudimos ver que Rody no respondía al estímulo visual de acercarle la mano rápidamente hacia los ojos, es decir, tenía el llamado reflejo de amenaza totalmente negativo en los dos ojos.

Tras examinarle con la lámpara de hendidura vimos que presentaba una capa de grasa o lípidos en la cámara anterior, que es el espacio entre el iris y la parte frontal transparente que lo cubre (la córnea). También pudimos comprobar que padecía una uveítis o inflamación intraocular.

Ojos perro uveitis lipemica

Ojos de Rody, un perro podenco de 11 años, totalmente blancos por los lípidos que presentaba en la cámara anterior. Fotos: IVO

Los lípidos que presentaba en la cámara anterior impedían observar adecuadamente las estructuras del interior del ojo, por lo que decidimos realizar una ecografía ocular que nos permitiera analizarlas con más detalle.

Ecografía ojos perro con uveitis lipémica

Imágenes de la ecografía ocular de Rody. Fotos: IVO

Debido a la severidad del cuadro, le pusimos una inyección de antiinflamatorios y empezamos con una terapia intensiva de gotas antiinflamatorias y antibióticos orales, al tiempo que solicitamos una analítica sanguínea en su veterinario para comprobar su estado general.

Cuando Rody volvió a revisión unos días más tarde ya había recuperado gran parte de la visión, pero sus ojos aún tenían un aspecto algo blanquecino.

Ojos perro uveitis lipémica post tratamiento (pocos días)

Ojos de Rody pasados unos días de tratamiento médico. Se observan aún lípidos en la cámara anterior. Foto: IVO.

Los resultados de la analítica de sangre indicaron que Rody tenía el colesterol y los triglicéridos muy altos.

Analítica de Rody, un perro con uveitis lipémica

Resultados de la analítica sanguínea de Rody, con los indicadores de Colesterol y Triglicéridos muy alterados.

Además, Rody dio positivo en una enfermedad parasitaria llamada Rickettsia que se transmite a través de las garrapatas. La Rickettsia es una enfermedad sistémica que puede causar inflamación intraocular como la que padecía Rody, y que había provocado que los lípidos pasasen a la cámara anterior del ojo.

¿Qué es la uveítis lipémica?

La uveítis lipémica es una acumulación anormal de lipoproteínas en la cámara anterior del ojo, que es el espacio entre el iris y la capa frontal transparente que lo cubre (la córnea).

Cámara anterior de un ojo canino

Cámara anterior de ojo canino.

Para que esto se produzca tienen que ocurrir dos cosas:

  • En primer lugar, que el animal tenga el colesterol y/o los triglicéridos altos en la sangre.
  • En segundo lugar, que haya una inflamación dentro del ojo, que podría ser de origen infeccioso, que altere la barrera entre la sangre y el humor acuoso (el líquido en el interior del ojo) que haga que los lípidos pasen a la cámara anterior.

Esta aumento de los lípidos en sangre podría ser primario o secundario a otras enfermedades como diabetes, hipotiroidismo o el síndrome de Cushing; es por esto que en las analíticas revisamos los niveles de glucosa y el tiroides entre otras cosas.

Algunas razas están más predispuestas a esta patología, como son los Schnauzer miniatura, los beagles o algunos Collies.

El pronóstico de esta enfermedad es bueno, pero es muy importante realizar pruebas e investigar sobre las posibles causas para poder tratarlo adecuadamente.

Tratamiento

Tras dos meses del tratamiento médico adecuado para su uveítis lipémica, hoy Rody ha recuperado totalmente la visión y se encuentra feliz en casa tomando una dieta y suplementos para bajar los niveles de triglicéridos en sangre.

Ojos perro uveitis lipémica post tratamiento (dos meses)

Ojos de Rody a los dos meses de tratamiento médico, ya con su aspecto habitual. Foto: IVO.

 

Rody después del tratamiento

Rody en su casa con la visión totalmente recuperada y con cara de estar mucho más a gusto!

¿Quieres saber más? Artículos relacionados...