Inicio|Pruebas diagnósticas|Angiografía fluoresceínica

Angiografía fluoresceínica

Compartir

¿Qué es?

La angiografía fluoresceínica es una prueba diagnóstica que nos permite evaluar con detalle la vascularización de la retina y coroides.

Angiografía fluoresceínica. Foto: IVO

Angiografía fluoresceínica. Foto: IVO

¿Cómo se realiza?

Esta prueba consiste en la aplicación de colirios para dilatar la pupila y posteriormente la administración de un contraste intravenoso de fluoresceína sódica al paciente que recorre el torrente sanguíneo hasta llegar a la circulación de la retina y coroides.

Se recogen una serie de imágenes fotográficas seriadas que nos sirven para detectar anomalías de los vasos sanguíneos, procesos inflamatorios de la retina y coroides, anomalías del nervio óptico …

Es una prueba totalmente indolora pero habitualmente se realiza bajo sedación ya que requiere que el animal este tranquilo y quieto para poder obtener imágenes adecuadas para su estudio.

Este contraste se elimina en unas horas pero mientras perdura, se puede apreciar cierta coloración amarillenta en la piel y mucosas que termina por desaparecer.

La eliminación se realiza a través de la orina por lo que  hay que tener en cuenta que ésta será de un color amarillo-verdoso intenso durante unas horas hasta que se elimine por completo.

¿En qué casos es necesaria?

Se suelen realizar en casos en los cuales se ve afectada la circulación de la retina con la consiguiente pérdida de visión total o parcial (trombosis venosas, hipertensión arterial, retinopatía diabética, degeneración de la retina, inflamaciones retina, inflamación coroides etc.).

Angiografía fluoresceínica

Angiografía fluoresceínica: fugas del contraste por inflamación. Foto: IVO.

 

Angiografía fluoresceínica

Angiografía fluoresceínica: defectos de llenado de contraste. Foto: IVO

 

Angiografía fluoresceínica

Angiografía fluoresceínica: Inflamaciones. Foto: IVO

 


Video IVO: ¿Qué es la angiografía fluoresceínica y cómo se realiza?