Inicio|Pruebas diagnósticas|Retinografía y retinógrafo ocular

Retinografía y retinógrafo ocular

Compartir

Qué es una retinografía

Una retinografía es un procedimiento diagnóstico que nos permite, a modo de fotografía, obtener imágenes en color de la retina. Es una prueba que proporciona una información muy valiosa sobre el estado de la retina y el nervio óptico.

Retinografía ocular gato

Retinografía gato. Foto: IVO

Retinografía ocular perro

Retinografía perro. Foto: IVO

¿Cómo se realiza?

Para realizar una retinografía en ocasiones es necesario dilatar la pupila mediante la instilación de colirio para poder observar con mayor extensión la retina. Una vez que la pupila ya está dilatada se procede a tomar una serie de imágenes con el Retinógrafo Ocular. Se trata de un procedimiento no invasivo que no ocasiona molestias por lo que en general se realiza sin necesidad de sedar al paciente.

Instilación de colirio anestésico para la realización de pruebas oftalmológicas

Instilación de colirio anestésico para la realización de pruebas oftalmológicas

Retinografía ocular

Imagen del nervio óptico de un paciente del IVO

¿En qué casos es necesaria?

La retinografía es una herramienta fundamental en la detección precoz y el seguimiento de determinadas patologías relacionadas con el nervio óptico (hipoplasia, coloboma, neuritis, …), la retina (degeneraciones, desprendimiento retina, procesos inflamatorios, hemorragias …) y para detectar alteraciones vítreas tales como hemorragias y degeneraciones.