Inicio|Casos y consejos|Casos|Cirugía de urgencia con transplante de córnea tectónica – Caso Kira

Cirugía de urgencia con transplante de córnea tectónica – Caso Kira

Compartir
Contenido médico revisado por Dr. Paco Simó, oftalmólogo veterinario de IVO. Última actualización: 23 Febrero 2021
Kira después de su trasplante de córnea para curar su herida en el ojo
Kira después de su trasplante de córnea

La herida en el ojo de Kira era tan profunda que le impedía abrirlo por el dolor. Ante el riesgo de perforación corneal optamos por una cirugía urgente de injerto corneal para eliminar el dolor, preservar el ojo y recuperar visión.

Síntomas y antecedentes

Kira es una joven perrita Shih Tzu que nos visitó hace unos meses por una úlcera corneal muy profunda y grave. Venía referida por su veterinario para una posible cirugía.

Cuando Kira vino a la consulta, tenía el ojo izquierdo cerrado debido al dolor. Tras poner unas gotas de anestésico tópico, pudimos abrir el ojo de Kira y vimos que tenía una úlcera muy profunda y muy infectada.

Pruebas diagnósticas

Decidimos coger una muestra cuidadosamente para observar con el microscopio y vimos que había una infección muy severa.

Además realizamos una OCT de córnea, una prueba con la que podemos ver el espesor de la córnea y ver cuanto tejido sano nos queda cuando hay una úlcera tan grave.

Úlcera corneal profunda en ojo de un perro, con riesgo de perforación corneal

Ojo de Kira a su llegada al IVO, con una úlcera corneal profunda e infectada. Foto: IVO

OCT de córnea en perro con úlcera corneal severa

En la OCT de córnea de Kira se aprecia la profundidad de la herida, con riesgo de perforación corneal. Foto: IVO

Tratamiento

Dado al alto riesgo de perforación ocular con esta úlcera, decidimos operar a Kira cuanto antes.

Para cubrir el defecto de la úlcera, decidimos poner un injerto de córnea tectónica, mediante cirugía llamada queratoplastia. Esta cirugía se realiza cuando tenemos heridas corneales muy profundas y con riesgo de perforación ocular.

Para ello se utiliza una córnea donante que se fija a la zona de la úlcera mediante unas sutura muy fina bajo el microscopio. En el caso de Kira, además, decidimos cubrir el ojo con la membrana nictitante para darle más protección.

Tras la operación, Kira se fue a casa con tratamiento tópico y comprimidos y vino a revisar una semana más tarde.

Dos semanas tras el procedimiento retiramos los puntos de la membrana nictitante para descubrir el ojo y tenía muy buen aspecto: el injerto ya se había integrado en la córnea de Kira.

Un mes tras el procedimiento retiramos también los puntos de la córnea bajo sedación. Tras esto, es normal que quede algo de cicatriz, que iremos retirando con el uso de medicación tópica.

Cirugía de trasplante de córnea tectónicao queratoplastia - Caso Kira

Ojo de Kira después de la cirugía de trasplante de córnea tectónica, y justo antes de recubrirlo con la membrana nictitante para darle mayor protección. Foto: IVO

Cirugía de transplante de cornea tectónica en el ojo de una perra - Caso Kira

Ojo de Kira a las dos semanas de la cirugía, una vez retirada la membrana nictitante. Se aprecian los puntos de sutura del injerto de córnea tectónica o queratoplastia. Foto: IVO

Ojo post cirugía de queratoplastia aún con cicatriz en la córnea - caso Kira

Ojo de Kira un mes tras el procedimiento de queratoplastia. Se aprecian signos de cicatriz, usual en estos casos hasta terminar tratamiento. Foto: IVO

 

A día de hoy Kira continúa el tratamiento para retirar la cicatriz. Ella y su dueña están muy contentas y vienen a las revisiones periódicamente.

 

Kira tras su cirugía de trasplante de córnea, totalmente recuperada

Kira tras su cirugía de trasplante de córnea, totalmente recuperada y preparada para jugar!

 

¿Quieres saber más? Artículos relacionados...