Inicio|Enfermedades y tratamientos oculares|Distrofia lipídica corneal o depósitos de grasa

Distrofia lipídica corneal o depósitos de grasa

Compartir
Contenido médico revisado por Dr. Paco Simó, oftalmólogo veterinario de IVO. Última actualización: 9 Noviembre 2022

La distrofia corneal es una enfermedad hereditaria de la córnea que, por regla general, solo precisa de un control periódico por posibles heridas dolorosas.

Distrofia lipídica corneal en perro

Distrofia lipídica corneal en animales. Foto: IVO

Causas

La distrofia lipídica corneal es la acumulación de grasa (depósitos lipídicos) en distintos niveles de la córnea. Éstos pueden llegar a producir molestias e incluso, con el tiempo, heridas o úlceras corneales que hay que controlar y tratar.

Se desconoce la causa de esta predisposición, pero parece estar relacionada con factores genéticos hereditarios.

Síntomas

La distrofia corneal se caracteriza por la presencia de manchas blancas en los ojos.

Se trata de infiltrados de grasa con la apariencia de finos cristales que brillan con la refracción de la luz.

Es común encontrarlos en el centro de la córnea en forma de anillo redondeado, normalmente en las capas superficiales del estroma corneal (la capa central y más gruesa de la córnea), aunque en algunos casos pueden estar más profundos.

Estroma corneal - Capas de la córnea

El estroma corneal es la capa central y más gruesa de la córnea. Foto: IVO

Razas más predispuestas

Algunas razas como los Cavaliers, los Huskies, los Beagles y algunos Collies tienen mayor predisposición a padecer este tipo de problema ocular.

Tratamiento

No hay tratamiento conocido para evitar que aparezcan estos depósitos de lípidos.

Se pueden reducir con tratamiento médico, o incluso se podrían quitar mediante cirugía con el fin de evitar que la cornea se ulcere.

En caso de haber producido una úlcera corneal será necesario tratarla e instaurar un tratamiento adecuado para cada caso.

La presencia de estos cristales en muchas ocasiones no está asociada con los niveles de lípidos, colesterol o triglicéridos en la sangre, por lo que una dieta baja en grasas no hace que mejoren.

Chihuahua en tratamiento por depósitos corneales

Capi es un chihuahua macho de un año en tratamiento por depósitos corneales. Tras cinco meses de medicación sus depósitos corneales se habían reducido y sus molestias también. Foto: IVO

 

Perro con depósitos lipídico cálcicos en la córnea

Esquitx acude regularmente al IVO para controlar sus depósitos lipídico cálcicos en la superficie corneal. A pesar de su edad avanzada, la patología de Esquitx se mantiene estable y sin dolor gracias a la medicación. Tiene también cataratas en los 2 ojos, pero dadas sus características no las operaremos. Foto: IVO.

 

Caso de distrofia corneal y ojo seco en perros

En el caso de Apolo, en cambio, la distrofia corneal, junto con la complicación añadida por su problema de ojo seco, había causado una úlcera corneal profunda e infectada que hubo que tratar con antibióticos. Foto: IVO

Ojo canino con depositos de grasa o distrofia corneal

Ojo izquierdo de Apolo en su primera visita al IVO, en que se puede apreciar los depósitos lipídicos en la córnea. Foto: IVO

Úlcera corneal en ojo canino con distrofia o depositos de grasa

Ojo izquierdo de Apolo unos meses más tarde, con una úlcera corneal causada por su dsitrofia corneal y ojo seco. Foto: IVO

Ojo canino post tratamiento de ulcera corneal por distrofia corneal y ojo seco

Ojo de Apolo tras el tratamiento en IVO para la úlcera corneal y el ojo seco. A día de hoy Apolo sigue controles ya que al tener estos depósitos tiene predisposición al desarrollo de úlceras corneales. Foto: IVO

 

¿Quieres saber más? Artículos relacionados...