Cachorros abandonados con catarata congénita recuperan visión en el IVO


La catarata congénita, el problema de visión que probablemente fue la causa del abandono, puede ser tratado con una sencilla cirugía llamada facoemulsificación del cristalino

Bourbon_catarata-congenita-bilateral-antes-cirugia

Bourbon antes de la cirugía de catarata. La zona de la pupila que debe ser negra se ve más azulada o blanquecina debido a la catarata

Bourbon, Brandy, Tekila y Ginebra son cuatro cachorros flat-coated retriever que llegaron a la asociación protectora Animals sense sostre con problemas de visión. Probablemente su propietario los crió para venderlos, pero al descubrir sus problemas para desenvolverse con normalidad decidió abandonarlos a su suerte.

Tres de los cuatro hermanos padecían catarata congénita, un trastorno hereditario

La asociación Animals sense sostre, de Vallirana, los llevó al IVO para someterlos a una exploración oftalmológica, durante la cual se les diagnosticó catarata congénita, un trastorno hereditario que causa la falta de transparencia del cristalino ya desde el nacimiento o en animales muy jóvenes (el cristalino es la lente interior del ojo que ayuda a ver mejor).

No fue casualidad, pues, que tres de los cuatro cachorros hermanos padecieran el mismo problema.

Exámenes previos a la cirugía de catarata

Bourbon tenía catarata congénita bilateral con visión muy disminuida y microftalmia (disminución del tamaño del globo ocular) en ambos ojos.

Como es preceptivo antes de realizar cualquier cirugía de catarata, se realizó una exploración oftalmológica completa para descartar otras patologías que también podrían ser causa de la pérdida de visión.

Se comprobó con la lámpara de hendidura que no había otro tipo de alteraciones en párpados, membrana nictitante ni sistema lacrimal, y se descartó la existencia de patologías de segmento posterior (vítreo, retina y coroides) con examen de fondo de ojo y ecografía ocular. Tampoco se detectó ninguna alteración de la presión ocular.

Con estos exámenes se pudo confirmar el diagnóstico de catarata congénita bilateral y la conveniencia de realizar una cirugía de catarata (facoemulsificación del cristalino y sustitución por lente intraocular).

Al cabo de unos días con tratamiento antiinflamatorio y ciclopéjico, Bourbon se sometió a una cirugía de catarata en los quirófanos del IVO.

La cirugía de extracción del cristalino se desarrolló sin problemas, y Bourbon pudo volver a casa con un tratamiento a base de antibióticos y antiinflamatorios para evitar complicaciones en los días posteriores.

 

Brandy-catarata-congenita-examen

Bourbon es examinado en el IVO

bourbon-catarata-congenita-bilateral-examen-previo

Brandy es examinado en el IVO

 

bourbon-catarata-congenita-bilateral-quirofano-facoemulsificacion

Bourbon es sometido a una facoemulsificación del cristalino en el IVO

 

Bourbon-catarata-congenita-facoemulsificacion-despues-cirugia

Bourbon después de la cirugía, con el collar isabelino

 

Historias con final feliz

Tekila y Brandy siguieron un proceso similar al de Bourbon, aunque en uno de ellos el cristalino del ojo izquierdo presentaba también una microfaquia (cristalino pequeño). De todos ellos, sólo Ginebra se libró de la operación de catarata congénita.

La evolución de los tres hermanos fue favorable y el pronóstico hasta el momento es bueno.

Ginebra, Bourbon y Tekila han sido adoptados recientemente con buen estado de salud, y Brandy lo será muy pronto.

Los hermanos de BourbonGinebraBrandy y Tekila:

Ginebra-catarata-congenita

Ginebra

Brandy-catarata-congenita

Brandy

Tekila-catarata-congenita

Tekila

Bourbon-catarata-congenita

Bourbon

La asocación Animals Sense Sostre

Animals sense sostre/Animales Sin Techo, es una asociación protectora sin ánimo de lucro que desde el año 2002 se dedica a la acogida de animales abandonados con la finalidad de cuidarlos y conseguirles una buena adopción.

La asociación lucha con la esperanza de que un día no haya ningún animal sin hogar. Mientras tanto los acogen y se hacen responsables de ellos: “no nos gusta la idea de que mueran pensando que todos los seres humanos son como los que los abandonaron. Se merecen una segunda oportunidad”.

En la actualidad dependen de la asociación una media de 200 perros y 30 gatos que están en su refugio en Vallirana, Barcelona.

Brandy-Lydia

Brandy y Lydia

 

¿quieres saber más? Ver aquí todos los animales en adopción de Animals sense sostre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *