Transplante de córnea o injerto en perforación corneal


El transplante de córnea puede ser la única opción terapéutica para salvar un ojo con perforación corneal. Se trata de una de las técnicas quirúrgicas más antiguas de la oftalmología y suele dar muy buenos resultados si se realiza a tiempo. 

 

¿Qué es la córnea?

La córnea es la parte transparente anterior del ojo, a través de la cual entran los rayos de luz que se reflejan en la retina. Si la córnea está dañada, su transparencia y su curvatura se verán alteradas, lo que dificultará una visión correcta. En los casos más graves puede ser necesario un transplante de córnea.

¿Qué es una perforación corneal?

Una perforación corneal es una herida o úlcera profunda en la córnea, es decir, un “agujero” en el globo ocular que deja expuestas las estructuras interiores del ojo. En estos casos el paciente corre el riesgo de perder definitivamente la visión, e incluso el globo ocular.

¿Cuáles son los síntomas de perforación corneal?

Los síntomas más habituales de úlcera corneal, ya sea con o sin perforación de las capas corneales, pueden ser:

  • Mala visión
  • Ojo rojo (conjuntiva irritada)
  • Necesidad de rascarse o parpadeo frecuente (blefaroespasmo)
  • Secreción mucosa o purulenta
  • Sensibilidad la luz o fotofobia
  • Ojo lloroso o con mucho dolor
  • Herida visible en el interior del ojo, en ocasiones sangrante

 

Transplante de córnea por perforación corneal en caballo

Perforación corneal en un caballo (ver caso completo con cirugía de transplante de córnea). Foto: IVO

¿Qué es un transplante corneal?

Un transplante de córnea o injerto corneal es la sustitución de la parte de córnea dañada o perforada de la córnea por otra sana, habitualmente de un donante. Se trata de una de las técnicas quirúrgicas más antiguas de la oftalmología.

También se denomina queratoplastia (QP), y puede ser lamelar (se sustituyen solo unas capas de la córnea) o penetrante (se sustituye todo el grosor de la córnea).

 

¿En qué casos se realiza un transplante de córnea?

El trasplante de córnea se realiza cuando el globo ocular está perforado, o corre un serio riesgo de perforarse.

Habitualmente la perforación corneal es consecuencia de una herida o úlcera corneal que está seriamente infectada, o de un traumatismo, aunque también puede ser resultado de otras patologías como el ojo seco.

En muchos de estos casos, el trasplante de córnea, pese a los riesgos y dificultades que conlleva, puede ser la única opción terapéutica que exista para recuperar la anatomía corneal e intentar salvar el ojo.Pruebas diagnósticas para evaluar el tipo de agujero corneal

Pueden ser necesarias las siguientes pruebas diagnósticas para evaluar la profundidad de una herida en el ojo de un perro, gato, caballo u otro animal:

  • Examen con biomicroscopía o lámpara de hendidura
  • Examen con oftalmoscopio indirecto
  • OCT o tomografía de coherencia óptica del defecto corneal
  • Test Fluoresceina
  • Ecografia ocular
  • Citología corneal

 

¿Cómo se realiza el procedimiento de injerto corneal?

Los transplantes corneales son cirugías bastante comunes y con muy buenos resultados. La probabilidad de rechazo es menor que la de cualquier otro órgano trasplantado.

El procedimiento se realiza generalmente con anestesia local o general y no requiere de hospitalización.

El cirujano extrae la parte de la córnea dañada y corta una porción similar en la córnea donante. Luego se coloca la córnea donante donde estaba la córnea dañada y se sutura en este lugar. Todo el procedimiento se realiza bajo visión microscópica y se usa una sutura muy fina.

 

Perforación corneal previa a transplante de córnea

Perforación corneal en perro de raza Shi-Tzu. (ver caso Fiona) Foto: IVO

 

Ojo perro Shi-Tzu después de transplante de córnea

Foto del caso anterior 3 meses después de la cirugía de transplante de córnea. Solo se aprecia el leucoma cicatricial, que no impide la visión (ver caso Fiona). Foto: IVO

¿Cuál es el pronóstico del trasplante de córnea?

La recuperación completa de la vista es muy lenta, puede tardar hasta meses, pero la mayoría de los pacientes que han tenido un trasplante de córnea gozan de buena visión.

Aunque no es el único factor a tener en cuenta, lo que realmente suele marcar el pronóstico de este tipo de cirugía es el estado previo a la cirugía del ojo receptor.

En muchos casos se trata de una cirugía urgente, ya que la intervención “en caliente” mejora de forma significativa sus posibilidades de éxito.


Video de la cirugía de injerto de córnea tectónica en caballo realizada por Paco Simó (IVO). Video: IVO.

Videos de cirugía

 

Casos relacionados