Inicio|Casos y consejos|Salud ocular|Ojos del Pug o Carlino: cómo cuidarlos para prevenir enfermedades

Ojos del Pug o Carlino: cómo cuidarlos para prevenir enfermedades

Compartir
Contenido médico revisado por Dr. Paco Simó, oftalmólogo veterinario de IVO. Última actualización: 18 Mayo 2021
Burton, un perro de raza carlino o Pug
Los carlinos o pug suelen padecer enfermedades en los ojos

La forma característica de su cara, nariz y párpados hace de los Pug una raza muy especial, pero también puede ser causa de problemas oculares desde muy temprana edad. Te contamos qué puedes hacer para prevenirlos. 

Rasgos característicos

La raza Pug o Carlino cada vez es más popular entre nosotros. Debido a su cara redonda, con ojos saltones y grandes, sus pliegues faciales y la forma de sus párpados, padecen muchos problemas oculares ante los que hay que estar alerta ya desde muy temprana edad:

La mayoría de los Carlinos tiene una abertura de párpados excesivamente amplia, lo que lo que conocemos en oftalmología veterinaria como macroblefaron. En estos casos puede quedar la esclera o parte blanca del ojo demasiado al descubierto, y por tanto el ojo más desprotegido.

Algunos tienen dificultad para cerrar completamente los párpados. Es lo que conocemos por lagoftalmos y puede causar problemas de sequedad ocular.

Sus ojos pueden estar desviados hacia afuera: estrabismo divergente.

Sus grandes pliegues faciales pueden rozar la superficie ocular y ocasionar así molestias e incluso heridas si no se tratan a tiempo. Es lo que llamamos entropion nasal y triquiasis por pliegue nasal. El roce continuo del pelo en la superficie ocular favorece la inflamación corneal, la deposición de pigmento en la superficie ocular, así como la formación de úlceras o heridas.

Entropion nasal en perro raza carlino o pug

Entropion nasal y triquiasis por pliegue nasal en un Carlino o Pug. Los pliegues faciales y la forma de los párpados rozan la superficie del ojo.

Macroblefaron en un perro raza carlino o pug

El macroblefaron, frecuente en carlinos, hace que la esclera o parte blanca del ojo quede demasiado al descubierto. Foto: IVO

 

 

Signos de alerta

Debes estar atento si observas que tu carlino o pug:

  • se frota los ojos
  • tiene los ojos rojos
  • le molesta la luz
  • parpadea de forma frecuente
  • tiene secreciones mucosas o purulentas

En estos casos es recomendable acudir al veterinario antes de aplicar cualquier producto, ya que las causas pueden ser muy variadas y un tratamiento inadecuado podría ser perjudicial.

Cómo cuidar sus ojos

Además de estar atentos a los síntomas anteriores y acudir al especialista en caso necesario, es recomendable tomar las siguientes precauciones en el día a día:

  • Aplicar gotas o geles de lágrima, en especial antes de salir al exterior, sobre todo en caso de realizar paseos largos, en días ventosos, zonas con tierra o polvo, o días de mucho calor. Consulta aquí cómo aplicar las gotas o geles en los ojos.
  • Cuidar bien la higiene de los ojos y limpiar legañas con productos especiales. Es especialmente importante después de haber estado en la playa o en el mar, para eliminar bien los restos de arena o sal que hayan podido quedar en los sacos conjuntivales o en los párpados.
  • Realizar una revisión ocular exhaustiva entre los 9 y 12 meses de edad para descartar principales riesgos.
  • Seguir los controles preceptivos de presión ocular.
  • En caso de molestias o alteraciones visuales, parpadeo excesivo, lagrimeo o cambios de coloración acudir al veterinario oftalmólogo.

Es recomendable, además, acudir al oftalmólogo veterinario de forma periódica, dado que algunos de los problemas oculares más frecuentes en Carlinos o Pug tienen mejor pronóstico si se tratan a tiempo o incluso si se aplican tratamientos preventivos.

Enfermedades oculares frecuentes

Queratitis pigmentaria

La queratitis pigmentaria se caracteriza por la aparición de melanina (el pigmento encargado de dar color a los ojos y la piel) en la superficie ocular, de forma que puede llegar a cubrirla totalmente, provocando pérdida de visión.

Suele darse como resultado de una irritación o de una inflamación crónica de la córnea, que es la capa transparente de la superficie del ojo que protege estructuras oculares como el iris y el cristalino.

Normalmente la queratitis pigmentaria afecta a los dos ojos de un Carlino o Pug. El ojo seco es un factor que predispone a esta patología, pero también puede darse en casos donde no hay sequedad ocular. Se da normalmente por irritación corneal crónica por el entropión, sequedad ocular, triquiasis o lagoftalmía, pero se cree que algunos carlinos lo desarrollan con origen genético. La forma de los párpados juega también un papel importante en el desarrollo de este problema. En algunos casos puede llegar a provocar severa pérdida de visión.

Carlino con queratitis pigmentaria - Woody

Woody es un carlino en tratamiento crónico por queratitis pigmentaria. Su estado empeora en verano, por lo que solemos revisarle en junio para prevenir problemas. Foto: IVO

 

Entropion medial en el párpado inferior

El entropión consiste en la inversión del párpado hacia el interior del ojo, lo que ocasiona roce e irritación de la superficie ocular. A veces este entropión se detecta por un aumento del lagrimeo. En el caso de los carlinos el entropión suele darse en la zona en que se encuentra el conducto lacrimal inferior, y es por esto que puede quedar tapado.

Queratoconjuntivitis seca u ojo seco

Se produce por déficits cuantitativos y cualitativos de la lágrima. Predispone a enfermedades de la superficie ocular y consecuentemente enfermedades corneales como vascularización, pigmentación y úlceras.

Distiquiasis y cilios ectópicos

Tanto la distiquiasis como el cilio ectópico son anomalías congénitas por las que aparecen pelos en el borde del párpado que pueden causar mucha molestia, e incluso úlceras corneales. Pueden afectar a uno o a los dos ojos y aparecer en párpados superiores o inferiores. En la distiquiasis, los pelos emergen del borde del párpado. Los cilios ectópicos surgen en la cara interior del párpado, por lo que el dolor es mucho más intenso y el riesgo para la córnea también.

Erosiones y ulceraciones corneales

Las úlceras corneales son un problema común en esta raza. Las razones por las que pueden desarrollar úlceras corneales son:

  • malposición de los párpados
  • problemas de las pestañas
  • sequedad ocular cualitativa y /o cuantitativa
  • cuerpos extraños
  • traumas

Una úlcera superficial podría complicarse y hacerse profunda o infectarse evolucionando rápidamente y pudiendo llegar a perforar la córnea.

Vascularización corneal o queratitis

Este problema aparece como resultado de la inflamación de la superficie ocular por irritación crónica.

Es por esto que es muy importante asesorar si su Carlino tiene alguno de estos problemas para poder tratarlo cuanto antes. Realizar un tratamiento preventivo puede evitar las complicaciones de estas patologías, ya que cuanto antes se detecten y traten, mejor pronóstico tendrán.

Burton, un carlino operado de blefaroplastia en IVO

Burton es un carlino al que realizamos una operación de blefaroplastia medial bilateral para corregir la conformación de los párpados. Foto: IVO.

 

¿Quieres saber más? Artículos relacionados...